Qué hacer frente a los síntomas de un posible ataque cardíaco

  • Llame al 9-1-1. Dígale al operador, "Creo que estoy sufriendo un ataque cardíaco".
  • Mastique una aspirina para adulto o cuatro aspirinas para bebé. Tenga varios suministros en zonas en las que pasa la mayor parte de su tiempo.
  • Quite la traba de la puerta delantera. Póngase en una posición cómoda cerca de la puerta.
  • Tenga a mano documentación informativa que sea útil para los paramédicos, como por ejemplo, una tarjeta de emergencia con sus antecedentes médicos y los medicamentos que esté tomando en ese momento.

¿Qué debería incluir en mi documentación informativa?

  • Licencia de conducir o identificación con foto (o fotocopia)
  • Tarjetas de seguros de salud (o fotocopias) y un número de teléfono de contacto del seguro
  • Copia de su testamento vital o directiva avanzada
  • Una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que esté tomando actualmente. Incluya las dosis y la frecuencia.
  • Breves descripciones de todas las afecciones médicas actuales o enfermedades crónicas.
  • Una lista de alergias e intolerancias a sustancias químicas.
  • Números de teléfonos (con códigos de área) de su médico de cabecera, farmacia local y especialistas.
  • Números de teléfonos (con códigos de área) de parientes o amigos de la familia a los que se pueda contactar.

Signos y síntomas de un posible ataque cardíaco

  • Molestias en el pecho. La mayoría de los ataques cardíacos presentan molestias en el centro del pecho que duran más que solo unos minutos, o que se van y vuelven a aparecer. Dichas molestias pueden manifestarse como una presión incómoda, una opresión o dolor.
  • Molestias en otras zonas de la parte superior del cuerpo. Los síntomas pueden incluir dolor o molestia en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.
  • Dificultad para respirar. Puede aparecer por sí sola o combinada con las molestias en el pecho.
  • Otros síntomas: pueden incluir un repentino sudor frío, náuseas o aturdimiento.

Al igual que con los hombres, el síntoma de ataque cardíaco más común en las mujeres es el dolor o las molestias en el pecho. Sin embargo, las mujeres son más propensas que los hombres a tener otros síntomas comunes, particularmente, dificultad para respirar, náuseas o vómitos y dolor en la espalda o la mandíbula.

¿Por qué llamar al 9-1-1 en lugar de conducir hasta el hospital?

El tiempo que se pierde es músculo del corazón que se pierde. Demorará su tratamiento si maneja solo hasta el hospital. Los paramédicos pueden comenzar el tratamiento lo más rápido posible una vez que llegan hasta usted. También notificarán al hospital que usted está por ingresar. El hospital puede entonces alertar a los cardiólogos intervencionistas y a otros miembros del equipo de ataque cardíaco para que estén listos si necesita un procedimiento tal como una angioplastia con balón o un implante de stent.

Consejos que pueden salvar la vida de una persona si sufre un paro cardiorrespiratorio

Cuando alguien sufre un paro cardiorrespiratorio, pierde la consciencia y deja de tener pulso porque el cuerpo y el cerebro dejan de recibir oxígeno. Lo ideal para que la persona sobreviva es que alguien esté con ella y ponga en práctica las siguientes medidas.

  • Reconocer los signos y síntomas de un paro cardíaco (inconsciencia, falta de pulso, falta de respiración).
  • Llamar o pedir a alguien que llame al 9-1-1.
  • Comenzar inmediatamente la RCP. Coloque sus manos en el centro del pecho de la persona y presione hacia abajo unas dos pulgadas, como mínimo. Continúe con este proceso hasta que llegue la ayuda o hasta que otra persona pueda reemplazarlo. Hacer 100 compresiones por minuto es lo ideal.
  • Pida a cualquier persona cerca de usted que traiga un desfibrilador externo automático (AED). Estos aparatos están disponibles en muchos lugares públicos y empresas. Inicie la desfibrilación.

Buscar un cardiólogo

Llame al 855-859-5203 para programar una cita o busque en nuestro directorio online >