Diagnóstico y tratamiento de la arritmia

El equipo médico de electrofisiología de TVH está conformado por Bradley Messenger, MD, Joshua Leichman, MD, Ganiyu Oshodi, MD

El trastorno del ritmo cardíaco, o arritmia, ocurre cuando el corazón late muy rápido o muy lento, o con un ritmo irregular. Algunos trastornos del ritmo cardíaco son inofensivos, pero otros pueden ser muy graves e incluso pueden amenazar la vida.

Existen diferentes trastornos del ritmo cardíaco, entre ellos:

  • Taquicardia: ritmo cardíaco inusualmente rápido
  • Bradicardia: ritmo cardíaco inusualmente lento
  • Palpitaciones atriales: cuando las cámaras superiores del corazón laten muy rápido
  • Fibrilación auricular: ritmo cardíaco irregular que puede producir un flujo sanguíneo deficiente

Temecula Valley Hospital tiene un laboratorio de elecrofisiología especializado para diagnosticar y tratar los trastornos del ritmo cardíaco.

Buscar un electrofisiólogo para tratar la arritmia

Llame al 855-859-5203 para programar una cita o busque en nuestro directorio online >

Factores de riesgo

Los trastornos del ritmo cardíaco son más comunes en adultos mayores, y las arritmias más graves afectan a las personas mayores de 60 años. Sin embargo, ciertos trastornos son más comunes en niños y adultos jóvenes.

Los trastornos del ritmo cardíaco también son más comunes en personas que tienen otras enfermedades o afecciones que debilitan el corazón, como ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y defectos cardíacos congénitos. La hipertensión, la diabetes, la apnea del sueño y las infecciones que dañan el corazón también pueden incrementar el riesgo de trastorno del ritmo cardíaco. Ciertos medicamentos también pueden provocar arritmia.

Síntomas

Muchas personas que tienen un trastorno del ritmo cardíaco no manifiestan signos o síntomas, pero otras pueden tener:

  • Palpitaciones
  • Ritmo cardíaco lento o irregular
  • Pausas en el ritmo cardíaco

Algunos trastornos del ritmo cardíaco pueden tener síntomas más graves, como:

  • Ansiedad
  • Mareos
  • Desmayos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho

Detección y diagnóstico

El médico le realizará una evaluación física y analizará sus antecedentes médicos, como sus antecedentes familiares, síntomas, medicamentos y actividad física. Durante la evaluación física, el médico escuchará su ritmo cardíaco, le controlará el pulso y buscará si tiene algún tipo de inflamación o signos de otras enfermedades.

Ciertas pruebas de diagnóstico por imágenes también pueden ayudar al médico a diagnosticar el trastorno del ritmo cardíaco. La prueba más común es el electrocardiograma (ECG). Es una prueba simple que registra la actividad eléctrica del corazón y muestra la rapidez con la que late el corazón. El ECG solo graba la acción del corazón por unos segundos y solo registrará las arritmias que ocurran durante la prueba.

Para las arritmias que ocurren con menor frecuencia, el médico puede solicitarle que use un monitor Holter, un monitor de eventos o una grabadora de eventos. El monitor Holter graba el movimiento cardíaco de un día o dos. El monitor de eventos es similar, pero no graba los movimientos cardíacos continuamente. Ciertos monitores de eventos requieren que el usuario los encienda cuando sienta los síntomas. Otros comenzarán a grabar automáticamente cuando detectan alguna arritmia. La grabadora de eventos se implanta debajo de la piel cerca del pecho y graba continuamente la actividad eléctrica del corazón por hasta tres años.

Procedimiento de electrofisiología (EP)

Los servicios de electrofisiología de Temecula Valley Hospital nos permiten ofrecer a los pacientes con trastorno del ritmo cardíaco un mejor diagnóstico y tratamiento.

En esta prueba, el médico inserta un tubo largo y flexible denominado catéter en el vaso sanguíneo que llega al corazón. El médico envía luego pequeños pulsos eléctricos a través del catéter para que el corazón lata a diferentes velocidades, a fin de poder detectar el comienzo de la arritmia.

Cartografía cardíaca en 3-D

Este proceso realiza un mapeo cardíaco en 3 D que permite a los médicos identificar la actividad eléctrica del corazón en tiempo real y potencialmente tratar las irregularidades de inmediato.

Tratamientos

Se pueden usar medicamentos para disminuir la velocidad de un ritmo cardíaco muy rápido o para estabilizar el ritmo irregular en los pacientes. Si el medicamento no es efectivo, también se puede optar por un procedimiento denominado ablación por radiofrecuencia. Durante el procedimiento, se usan ondas de radio de alta frecuencia para "eliminar" el tejido cardíaco que causa las señales eléctricas irregulares.

Los marcapasos se usan para tratar a pacientes con ritmos cardíacos muy lentos. Estos dispositivos pequeños con baterías se implantan en el pecho o el abdomen. Utilizan pulsaciones eléctricas para que el corazón lata con una frecuencia normal.

El desfibrilador cardioversor implantable (ICD) es un dispositivo similar para pacientes con trastornos del ritmo cardíaco que amenazan la vida. El ICD monitoriza el ritmo cardíaco. Si nota que un ritmo es peligroso, proporciona una descarga que se denomina desfibrilación. La mayoría de los ICD nuevos también pueden funcionar como marcapasos.