Concientización sobre el cáncer colorrectal

El cáncer de colon o recto es la tercera causa más importante de muerte por cáncer en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 50,000 de los 140,000 estadounidenses diagnosticados anualmente mueren de cáncer colorrectal. Someterse a exámenes para detectar la presencia de cáncer colorrectal a partir de los 50 años puede ayudar a prevenir esta enfermedad.

El cáncer colorrectal suele desarrollarse a partir de pólipos precancerígenos (formaciones anormales) en el colon o recto. Es por ello que es tan importante hacerse exámenes de detección con regularidad. Los pólipos pueden extirparse antes de que se tornen cancerígenos. Con los exámenes de detección también se puede detectar el cáncer colorrectal a tiempo, en la etapa en la que el tratamiento es más efectivo.

Además de los exámenes de detección, los CDC recomiendan que haga actividad física con regularidad, lleve una dieta saludable y mantenga un buen peso, no beba cantidades excesivas de bebidas alcohólicas y no fume. Otros factores de riesgo son la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa. Los antecedentes familiares de cáncer colorrectal o de pólipos en el colon y recto también pueden ser un factor de riesgo.

Los síntomas pueden incluir sangre en o sobre la materia fecal (evacuación intestinal), dolor de estómago, molestias, calambres que no desaparecen o pérdida de peso sin motivo. Es posible que al principio no se manifieste síntoma alguno, pero podría tener pólipos o cáncer y no saberlo.

El cáncer colorrectal puede prevenirse, por lo tanto, incorpore los exámenes de detección a su plan de salud.

Obtenga más información de los CDC acerca de la concientización sobre el cáncer colorrectal.